Inicio Dermatología Diabetes y piel, Dermatopatía diabética.

Diabetes y piel, Dermatopatía diabética.

La piel está a la vista y puede ser expresión de diabetes y prediabetes. Es importante la evaluación y cuidado frecuente de la dermatopatía diabética.

6
Compartir
diabetes y piel
La piel está a la vista y puede ser expresión de diabetes y prediabetes. Es importante la evaluación y cuidado frecuente de la dermatopatía diabética.

Diabetes y piel, Dermatopatía diabética.

No es de extrañar que exista relación entre la Diabetes y la piel. La dermatopatía diabética es un problema a tener en cuenta y no recibe la atención debida por falta d etiempo o desconocimiento del paciente y el personal sanitario.

La Diabetes mellitus es el desorden endocrino más frecuente y continúa su incremento a nivel global. Según la Organización Mundial de la Salud. afecta aproximadamente 347  millones de personas en el mundo y en España se espera que aumente un 40% al llegar al 2025, en comparación con el año 2000. Cerca de 90 % tiene DM tipo 2 y 10 % DM tipo1.

Todas las formas de diabetes se asocian a largo plazo con alteraciones múltiples degenerativas y aún más si existe hiperglicemia. Diferentes sistemas y órganos se afectan, el sistema cardiovascular, el sistema nervioso, los ojos y la piel son algunos de ellos.

Dermatopatía diabética
Hasta el 4.8% de los pacientes con DM tipo 1 presentan vitiligo.

Las complicaciones crónicas de la enfermedad relacionadas al daño de pequeños vasos, están ampliamente asociadas al aumento de mortalidad y discapacidad. Por ejemplo, a nivel de los pequeños vasos de la retina ocurren cambios por crecimiento excesivo y descontrolado de los mismos (angiogénesis), lo cual causa deterioro de la visión. En la piel, por el contrario, hay una deficiencia en la formación de pequeños vasos, lo cual predispone a problemas de cicatrización y reparación de heridas. Alteraciones en el colágeno cutáneo también predisponen a las manifestaciones en piel del paciente con diabetes mellitus.

Alteraciones de la piel en prediabetes

Piel y diabetes
Los Diabéticos tipo 1, desarrollan mayormente procesos autoinmunes como alopecia areata

El oscurecimiento y engrosamiento de la piel en pliegues del cuello, ingle y axilas, conocida como acantosis nigrans y la presencia de acrocordones en estas mismas áreas corporales (pápulas únicas o múltiples parecidas a verrugas) pueden ser manifestaciones dermatológicas tempranas de resistencia a la insulina, prediabetes y síndrome metabólico, dicho de otra forma, son la expresión de un exceso de insulina en sangre que puede con el tiempo convertirse en diabetes mellitus para siempre. La aparición de estos signos en piel al alcance de la vista de pacientes y médicos debe alertar sobre la  predisposición de  la enfermedad.

Acantosis y Acrocordones, Diabetes y Piel

Los diabéticos tipo 2 presentan más frecuentemente infecciones en piel, mientras que los pacientes diabéticos tipo 1, desarrollan mayormente procesos autoinmunes como alopecia areata (pérdida de pelo de forma ovalada en áreas pilosas), psoriasis (enfermedad inflamatoria de la piel con escamas) y vitíligo. Hasta el 4.8% de los pacientes con DM tipo 1 presentan vitiligo, el cual puede preceder el inicio de diabetes clínicamente evidente y puede formar parte de un conjunto de afectaciones a glándulas conocido como síndrome poliglandular autoinmune.

Dermopatía diabética.

Al menos 30 % de las personas con diabetes ha tenido alguna alteración cutánea durante el curso de su enfermedad. Las manifestaciones en piel se describen a continuación:

1Las infecciones cutáneas (Diabetes y piel).

Infección por hongos en las uñas de paciente diabético

Las infecciones cutáneas por bacterias y úlceras en pies, también conocido como pie diabético, son comunes en pacientes con mal control metabólico y daño de los nervios (neuropatía). En particular, las infecciones por hongos en piel y uñas son muy comunes y  muchas veces no tratadas, bien por no diagnosticarse o por considerarse poco importantes, sin embargo, éstas producen fisuras que pueden permitir la entrada de bacterias, favoreciendo la aparición de celulitis (infección del tejido que está debajo de la piel), abscesos y el tan temido pie diabético por el riesgo de amputaciones. Las infecciones cutáneas y  la dermopatía diabética se han relacionado con una alta prevalencia de neuropatía y enfermedad de vasos de pequeño calibre en miembros inferiores, como lo demuestran estudios de ultrasonografía doppler.

Con todo ésto podemos concluir que las alteraciones de la piel pueden ser indicio de complicaciones de pequeños vasos y capilares, conocido como microangiopatía o de grandes vasos, denominado macroangiopatía. La dermopatía diabética, necrobiosis lipoídica, bulas diabéticas, púrpura pigmentaria y granuloma anular, sugieren un pobre control metabólico, como se mencionará más adelante.

2La dermopatía diabética inespecífica.

La dermopatía diabética es el marcador cutáneo de diabetes mellitus más frecuente y se presenta como manchas marrones únicas o múltiples con apariencia de piel atrófica (hundida) en la parte baja de miembros inferiores, por debajo de la rodilla, predominantemente en las regiones pretibiales, también conocidas como espinillas. Su coloración se debe al depósito en la piel de hemosiderina (un producto de degradación de la hemoglobina) y de melanina (pigmento que le da el color a la piel). Para algunos autores la presencia de estas lesiones también sugiere alteraciones simultáneas en la retina (retinopatía diabética) ya que ambas se producen por daño en vasos de pequeño tamaño. Esto significa que al encontrar estas lesiones en piel de miembros inferiores, se deben sugerir cuidados oftalmológicos y renales intensivos, así como investigar neuropatía en miembros superiores e inferiores (disminución de la sensibilidad), especialmente en pacientes con diabetes de larga data.

Se ha demostrado que la dermopatía diabética es un signo clínico de mayor severidad en síntomas de neuropatía diabética, dadas por pérdida de la sensibilidad vibratoria,  pérdida de reflejos tendinosos y síndrome del túnel carpiano.

La neuropatía disminuye la circulación de los vasos sanguíneos de mayor tamaño y aumenta la susceptibilidad a infecciones en la piel, y la inadecuada circulación de los pequeños vasos favorece la aparición de úlceras.

3La necrobiosis lipoídica

La necrobiosis lipoídica es una alteración y degeneración del colágeno de la piel, con adelgazamiento de la pared de los vasos con  deposición grasa. Su principal complicación es la ulceración, la cual puede ocurrir posterior a un pequeño  trauma.

4Ampollas en las manos.

La aparición espontánea de ampollas que aparecen en manos y pies es un evento raro conocido como bulas diabéticas. Estas ampollas no son el resultado de trauma o infección, y varían en tamaño desde milímetros hasta centímetros.

5La púrpura pigmentaria

La púrpura pigmentaria es otra manifestación de alteración de pequeños vasos ya que predispone a la salida de glóbulos rojos a través de la pared de los capilares, con la consiguiente aparición de manchas rojas moteadas por debajo de las rodillas, debidas a la degradación de la hemoglobina, las cuales tras varias semanas se oscurecen y permanecen como manchas de color marrón. No duelen y la única molestia realmente es estética.

6El granuloma anular

Granuloma anular diabetes tipo 2

El granuloma anular es  una elevación de la piel con disposición anular (en herradura) que puede formar lesiones únicas o múltiples en extremidades y puede acompañar a la resistencia a la insulina y diabetes.

Diabetes y piel en tratamiento con insulina.

En pacientes diabéticos que requieren insulina, las reacciones en piel secundarias al tratamiento contínuo con inyecciones subcutáneas no se hacen esperar y se presentan como lipohipertrofia (acumulación de grasa local), hiperpigmentación postinflamatoria (piel osscura, pigmentación o mancha posterior a inflamación) y lipoatrofia (depresión o hundimiento del tejido graso).

En diabetes y piel se ha relacionado la presencia de estas alteraciones con el tiempo de duración de la enfermedad, especialmente en pacientes insulinodependientes. En relación a ésto es importante mencionar que la incidencia de diabetes mellitus tipo 1 está aumentando, especialmente en niños y jóvenes, en quienes el tratamiento con insulina subcutánea contínua en infusión a través de bombas ha ganado popularidad.

Las complicaciones asociadas con el uso de catéteres y su inserción en piel  para administración de la terapia con insulina, se han presentado en forma de heridas, úlceras, acumulación de grasa local, hundimiento del tejido graso y eccema.

Por todo lo anterior, dado que la piel está a la vista y puede ser expresión de diabetes y prediabetes. Es importante su cuidado y evaluación frecuente por el paciente, cuidadores y médicos.

6 COMENTARIOS

  1. Gracias por la información. Soy una paciente con Diabetes mellitus 2, ingiero metformina. Muy agradecida por ser veraces.

  2. mi papa tiene dermopatia pero al mismo tiempo tiene demasiado comezon en la piel lo hemos llevado al especialista que es dermátologo pero no sede la comezón

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here