Inicio Psicología Síndrome de Estocolmo doméstico – Ciclo de la Violencia

Síndrome de Estocolmo doméstico – Ciclo de la Violencia

Violencia de Género Doméstica

0
Compartir
violencia de género
Síndrome de Estocolmo doméstico – Ciclo de la Violencia

Ciclo de la Violencia – El síndrome de Estocolmo doméstico, también llamado síndrome  de la mujer u hombre maltratado por sus parejas. Es un tipo de violencia de género que se presenta en casos de maltrato crónico donde se genera un amor enfermizo que mantiene a la victima unida al maltratador, su nombre es relacionado con el secuestro ocurrido en la ciudad de Estocolmo en Suecia, donde  los secuestrados crearon un vínculo con sus captores, esta presión psicológica que siente la persona al sentirse débil y amenazada genera un sentimiento equivocado de sumisión dándole la razón al agresor.

El Síndrome de Estocolmo doméstico.

Porque se usa el término doméstico.

La investigadora y psicóloga estadounidense Leonore Walker, relacionó los hechos ocurridos en Estocolmo con la violencia doméstica, usando estos términos  para exponer los trastornos psicológicos que se presentan en las mujeres que son víctimas de violencia de género. Aunque lleva el nombre de doméstico, no se limita su acción al hogar, esta violencia puede hacerse presente en cualquier lugar donde se encuentre la pareja si existe algún factor del entorno que la detone.

El síndrome de Estocolmo doméstico, un ciclo de la violencia.

La presencia del síndrome de Estocolmo, aún no se ha podido comprobar con la profundidad necesaria, debido a que los secuestros comunes no duran el tiempo suficiente para que se forme un vínculo entre captores y víctimas y en pocos casos se ha presentado este desorden emocional. La violencia doméstica al  contrario que el anterior, se presenta con mucha frecuencia sobre todo en los países menos desarrollados o con culturas machistas. Normalmente este síndrome de Estocolmo doméstico se produce por etapas o fases que se repiten en la mayoría de los casos.

ciclo de la violencia mujer maltratada
Etapas del ciclo de la violencia doméstica

Etapa de acumulación de tensión.

En esta primera etapa, se presentan los primeros maltratos que  pueden ser solo gritos sin llegar a la agresión física, la víctima considera que no va a llegar a más, el victimario pide perdón y su compañera lo acepta estando convencida que no se repetirá. La victima entra en un estado de depresión, no sabe que hacer se encuentra desorientada.

Etapa de violencia y reorientación.

Se producen nuevas agresiones, en esta etapa la violencia cobra mayor intensidad y frecuencia, la mujer se encuentra intimidada por ser más débil que su agresor, siente miedo y no sabe como defenderse. La victima busca reorientarse analizando donde está fallando, trata de conseguir apoyo en su entorno pero este se encuentra minimizado por el miedo de confesar el problema que está confrontando y prefiere callar por vergüenza. La familia es normalmente quien apoya.

Etapa del desafío.

La víctima afronta la situación de maltrato, se convence que el castigo recibido es merecido y adopta la manera de pensar del agresor. Trata de manejar la situación cumpliendo las reglas que le dicta su compañero para no recibir un nuevo castigo, toma la posición de resistencia pasiva.

violencia de género doméstica
Identificar los casos de violencia de género y actuar de inmediato son las claves para evitar complicaciones.

Etapa de adaptación del ciclo de la violencia.

En esta etapa la victima percibe los eventos de una forma errónea influenciada por el miedo, tiene la percepción que sus problemas tienen relación con el azar o el destino. Su comportamiento es visto por los demás como el de una persona obsesiva e histérica, el agresor da la imagen de una persona normal.

Según los investigadores Dutton y Painter, el abuso provoca en la pareja un sentimiento de dependencia. La culpa y la vergüenza une a la mujer con su maltratador, la presencia continua de este hace que la víctima por supervivencia cambie su estado mental creando un sentimiento positivo y permitiendo que la relación pueda perdurar en el tiempo.

La sociedad juega un papel preponderante.

En una encuesta realizada por el instituto de la mujer en España, se encontró que un 12,5% de las mujeres  que viven en situación de maltrato, no reconocen que son maltratadas.

Hay un gran número de mujeres que se encuentran en la etapa de adaptación, muchas mantienen el lazo por miedo a ser condenadas por la sociedad al separarse de su pareja, esta conducta puede llevarlas a la depresión o cometer un acto de suicidio.

En la mayoría de los casos si la sociedad le diera la importancia que tiene las agresiones entre parejas, estos casos al ser tratados por especialistas evitarían que estas situaciones siguieran repitiéndose.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here