Inicio Alimentación Ferropenia leve, hierro bajo en sangre

Ferropenia leve, hierro bajo en sangre

0
Compartir
hierro oral
La ferropenia leve o hierro bajo es una disminución de la concentración del hierro en la sangre sin llegar a producir anemia ferropenica.

La ferropenia leve es un hallazgo muy frecuente en análisis clínicos, sobre todo en mujeres. El hierro bajo en sangre o en los depósitos de la medula ósea no siempre se traduce en enfermedad para la persona que lo padece. Es necesario investigar la causa de ferropenia para evitar que continúe produciéndola, además de comenzar con el tratamiento de hierro para corregirla.

El significado de Ferropenia viene de  “ferro” de Fe, ferrum en Griego Hierro y “penia” carencia o déficit, en definitiva déficit de hierro.

Clasificación de la ferropenia.

Ferropenia latente o Ferropenia leve.

Ocurre un déficit de los depósitos de reserva del organismo que no se traduce en síntoma o enfermedad para el paciente. Se encuentran disminuidos los depósitos en medula ósea y hepáticos (ferritina baja) pero el hierro circulante en sangre o hierro plasmático es normal.

Ferropenia manifiesta o Ferropenia moderada.

Existe una disminución del hierro plasmático (en sangre) que puede o no alterar la morfología y cantidad de glóbulos rojo y hemoglobina pero sin llegar a causar anemia.

Anemia ferropénica o ferropenia severa.

Existe una afección de la hematopoyesis (producción de glóbulos rojos en la médula ósea) con caída de los valores a niveles de anemia ferropénica, sea o no sintomática.

la ferropenia puede llegar a producir anemia ferropenica
La ferropenia puede llegar a producir anemia ferropenica

Causas de la ferropenia leve.

La causas ferropenia leve o hierro bajo son las relacionadas con una ingesta inadecuada o insuficiente por parte del paciente y con el aumento de perdidas de sangre, sean o no insensibles.

Vegetarianos (alimentación selectiva).

La mayoría de los vegetarianos cumplen una dieta responsable y balanceada. Los bajos niveles de hierro en muchos vegetales, o mala biodisponibilidad como en el caso de la espinaca, hacen frecuente la ferropenia leve,  sin embargo muchos “novatos” o extremistas pueden llegar a sufrir carencias importantes de hierro con ferropenias sintomáticas.

carne, cereales
Los alimentos ricos en hierro son el tratamiento natural de la ferropenia.

Desnutrición (Alimentación baja en hierro).

Niños con alimentación poco variada basadas en harinas y azucares, con pocos lácteos (La leche y los cereales  habitualmente están enriquecidos) pueden tener hierro bajo.

La Menstruación abundante.

Muchas mujeres con reglas abundantes pierden mucha sangre que debe ser respuesta mensualmente consumiendo las reservas de hierro y condicionando una ferropenia leve. En algunas patologías como el ovario poliquístico, endometriosis y miomas uterinos siempre hay hierro bajo y muchas veces anemia ferropénica.

Perdidas gastrointestinales de sangre (hierro).

Sangramientos inadvertidos por el paciente producidos por gastritis, ulcera péptica, inflamaciones gástricas por fármacos (tomadores de aspirina), colitis inflamatorias o simplemente hemorroides pueden producir ferropenia leve y si persiste en el tiempo anemia ferropénica.

Tratamiento de la ferropenia leve.

Una vez identificada  y tratada la causa de forma especifica la ferropenia leve se debe corregir espontáneamente con una buena alimentación. En la mayoría de los pacientes los médicos podemos indicar hierro oral para acelerar la recuperación. El hierro endovenoso no está recomendado para el tratamiento de ferropenias leves.

El hierro se debe tomar en ayunas (con el estomago vacío) y si es posible tragarlo con jugos de frutas cítricas que aumentan la acidez estomacal favoreciendo su absorción y biodisponibilidad.

No se debe partir nunca el comprimido o abrir la capsula ya que el hierro mancha irremediablemente los dientes. En niños que lo toman en jarabe es necesario lavar bien boca y dientes después de su administración.

hemoglobina
La hemoglobina es una molecula que necesita hierro para fijar el oxígeno.

No es recomendable comer hasta media hora después de administrado el hierro para favorecer su absorción.

El tratamiento de la ferropenia leve suele ser de 3 meses para rellenar los depósitos de hierro adecuadamente. Tu médico puede requerir hacer seguimiento cada 3 o 6 meses para corroborar que no hay recurrencia de la ferropenia.

Entre los efectos más frecuentes, del hierro oral en el tratamiento de la ferropenia leve, se encuentran el estreñimiento, las evacuaciones negras y algunas veces dolor abdominal difuso. Si tienes alguno de estos síntomas consulta a tu médico. Existen diferentes presentaciones del hierro que son toleradas de forma diferente y se pueden realizar cambios durante el tratamiento.

La ferropenia leve o hierro bajo, es un hallazgo muy frecuente y habitualmente es de fácil manejo y tratamiento sin implicar patologías graves. Todos los pacientes con ferropenia deben ser evaluados por un médico para descartar otras patologías causales.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here