Compartir
Sin ninguna duda la Metformina es el antidiabético oral más importante, y por su efecto sobre la insulina producida por el paciente, es la primera opción de tratamiento en todas las guías de actuación a nivel mundial.

La Metformina es actualmente el primer fármaco de elección para iniciar el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2. Ya era conocida en la antigüedad el uso del extracto natural de la planta Galega officinalis para reducir los efectos de la diabetes. Descubierta en 1922, no fue hasta 1972 que se inició el uso de la Metformina en forma comercial.

No es un fármaco hipoglucemiante por si solo, necesita la acción de la insulina para hacer su efecto, por lo cual no hay riesgo de sufrir una peligrosa hipoglucemia a ninguna dosis del fármaco. Tiene efectos beneficiosos sobre el manejo del azúcar por el hígado, regulando su producción y almacenamiento siendo útil especialmente en pacientes diabéticos son sobrepeso y en el tratamiento de la resistencia a la insulina y la obesidad. Es excretado por el riñón con una vida media de 6 horas.

Se puede tomar de diversas maneras, lo habitual es una dosis con el desayuno y/o la cena. Existen muchas presentaciones combinadas con otros hipoglucemiantes y en algunos países la Metformina XR es una vez al día y disminuye mucho los efectos gastrointestinales.

Tiene algunos efectos adversos a tener en consideración. Los más frecuentes son de origen gastrointestinal presentando diarrea, náuseas, dolor estomacal. gastritis, anorexia (perdida del apetito) y vómitos. Lo más frecuente son los cólicos y alguna evacuación de consistencia disminuida. Estos efectos se reducen considerablemente cuando la dosis es menor de 2 gramos al día y cuando la Metformina es tomada con los alimentos.

Otro efecto a tener en cuenta es la acidosis láctica, es un síndrome sistémico que se produce cuando se acumula gran cantidad de acido láctico en la sangre produciendo debilidad y malestar general, puede ser un cuadro grave aunque actualmente es poco frecuente debido a que ocurre principalmente cuando la función renal del paciente está disminuida y actualmente no usamos la Metformina con funciones renales por debajo de 40%. Una forma fácil de saber la función renal de un paciente es a través de los niveles de creatinina en un análisis de sangre, no se debe utilizar con valores de más de 1,5 mg/dl en hombres y 1,4 mg/dl en mujeres.

Sin ninguna duda la Metformina es el antidiabético oral más importante, y por su efecto sobre la insulina producida por el paciente, es la primera opción de tratamiento en todas las guías de actuación a nivel mundial. Se le debe explicar al paciente que no existe ningún fármaco capaz de reproducir los efectos beneficiosos de la Metformina sobre la diabetes tipo 2 y, así sea a dosis muy bajas, se debe agregar a todo plan de tratamiento.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here