Inicio Alimentación Nutrición en el Paciente con Cáncer

Nutrición en el Paciente con Cáncer

0
Compartir

Nutrición en el Paciente con Cáncer – El soporte nutricional es fundamental en el tratamiento de los pacientes oncológicos. La ingesta calórica puede estar comprometida debido a las alteraciones de la ingesta, aumento de las pérdidas y del consumo causado por la enfermedad de base.

La identificación del paciente oncológico desnutrido o con riesgo aumentado de desnutrición nos permite indicar un tratamiento nutricional individualizado y enfocado a cubrir sus requerimientos de la mejor manera posible, intentando mantener siempre durante el mayor tiempo la vía oral.

comidas para el cáncer
Nutrición en el paciente con cáncer

La Nutrición en el Paciente con Cáncer.

El apoyo nutricional en el paciente con cáncer tiene como objetivo principal prevenir la disminución de las defensas o inmunodepresión causada por la desnutrición, mejorar la respuesta del tratamiento, reducir las complicaciones del tratamiento de quimioterapia y radioterapia, prolongar la supervivencia del paciente previniendo la muerte por desnutrición y optimizando la calidad de vida.

Es muy difícil superar una enfermedad oncológica sin el soporte nutricional adecuado. La anemia o hemoglobina baja pueden ser un impedimento para la evolución pero también existen cientos de nutrientes y oligoelementos que se deben controlar.

Para el médico, durante la nutrición en el paciente con cáncer, es fundamental individualizar la dieta oral de cada paciente en base a sus posibilidades y requerimientos. Un paciente con dificultad para tragar sólidos o líquidos no va a tener la misma dieta que un paciente que tenga sus capacidades intactas. La comida puede requerir no sólo un ajuste a nivel proteico entre los diferentes tipos de carne y lácteos sino que también la modificación en las pautas de alimentación cambiando incluso los horarios.

Es muy habitual la modificación de las texturas pasando de dieta sólida a blanda o líquida. Se puede utilizar el consumo controlado de alimentos energéticos como el caso de frutos secos, helado y dulces en horarios fuera de las comidas.

paciente con cáncer comiendo
La dieta debe ser individualizada en base a los requerimientos de cada paciente.

Una recomendación frecuente es tratar la comida de tal manera que se pueda reducir el olor mejorando los síntomas de náuseas y vómitos utilizando gelatina añadida, dejar enfriar la comida y evitando condimentos aromáticos.

Los líquidos en horarios diferentes de las comidas como los zumos o infusiones pueden tener gran valor energético y servir como complemento, sobre todo cuando los enriquecemos con lácteos.

Hay que tener mucho cuidado con la boca del paciente para evitar lesiones llagas que puedan dificultar la alimentación.

Si el paciente oncológico no logra cumplir los requerimientos nutricionales a través de la dieta oral y se queda en un valor entre el 60 y 80% una opción es la de utilizar suplementos energético como el caso de los famosos batidos. La utilización de suplementos en la nutrición en el paciente con cáncer, debe ser vigilada siempre por un especialista en el área de nutrición ya que un exceso puede traer problemas como el aumento de peso, pérdida del apetito y alteraciones glucémicas o renales.

Si actualmente eres un paciente o tu familia está sufriendo una enfermedad oncológica (cáncer), debe saber que los consejos nutricionales para adecuar su ingesta son fundamentales para la curación y  debe ser cuidada como cualquier otro tratamiento de primera línea contra el cáncer.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here