Inicio Neurología Parálisis Facial Periférica o Parálisis de Bell

Parálisis Facial Periférica o Parálisis de Bell

1
Compartir

La parálisis facial periférica o parálisis de Bell es una enfermedad muy común. Se calcula que ocurren aproximadamente 20 casos por cada 100.000 habitantes. No existe diferenciación en base a sexo, hombres y mujeres tienen el mismo riesgo de padecer la enfermedad y puede producirse en cualquier década de la vida, aunque es poco común en niños menores de 6 años y en personas mayores de los 65 años.

¿Quiénes tienen más posibilidades de padecer una parálisis facial o parálisis de Bell?

El riesgo más alto se encuentra en las mujeres embarazadas y en los pacientes diabéticos. La diabetes es una enfermedad qué puede producir a largo plazo neuropatía periférica, lo que favorece la aparición de la enfermedad.

Paciente con parálisis facial
Parálisis Facial Periférica o Parálisis de Bell

Historia de la Parálisis Facial o Bell.

Debe su nombre al eminente médico y anatomista Charles Bell. Se dedicó durante su vida al estudio del funcionamiento y anatomía del sistema nervioso a través de la electricidad.

Fue el médico que clasificó por primera vez los nervios según su función sensitiva o motora.

En el año 1830 describió una patología producto de una difusión del VII par craneal o nervio facial. los pacientes Presentaban disminución de la fuerza muscular o parálisis total de un solo lado de la cara. La parálisis facial cursa con desviación de los rasgos faciales hacia el lado sano, el borramiento de los surcos frontales, imposibilidad o dificultad para cerrar el párpado acompañado de abundante epífora o lagrimeo.

Evolución de la Parálisis Facial de Bell

Los síntomas suelen aparecer de forma súbita y mantenerse o empeorar durante las primeras 48 horas. Remitir en mayor o menor medida con el paso del tiempo es lo más frecuente aunque existen pacientes en los que se establece un parálisis definitiva.

La fisioterapia y rehabilitación para estimular la musculatura dependiente del nervio facial o gimnasia suele tener muy buenos resultados como complemento del tratamiento farmacológico.

Parálisis Facial Ejercicios

Si quieres saber más sobre la parálisis facial, deja un mensaje al final de la entrada y con gusto te responderemos.

1 COMENTARIO

  1. Al rededor de los 24 años se me presentó la emiparálisis facial, esta comenzó con hormigueo intermitente en la zona.
    Terapia con prednisona oral y ejercicios como inflar las mejillas tratando de retener el aire, masticar chicles , forzar las cejas arriba y abajo etc. fue la prescripción con poco o ningún resultado; luego de unas 3 semanas sin mejoría el médico ordenó una miografía y fue la estimulación eléctrica de este examen lo que me devolvió ya al salir del consultorio cierta sensibilidad y movimiento a la cara lo que resultó en pocos días con una recuperación casi completa de las funciones musculares.
    25 años después eventualmente un tenue hormigueo impide que olvide seguir haciendo algunos de aquellos ejercicios… por supuesto que ya me resulta muy fácil mover la oreja, pero sólo de ese lado de la cara! 🙂

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here