Inicio Alimentación Chocolate en niños hiperactivos

Chocolate en niños hiperactivos

Gaseosas, Café, Azúcares y Chocolate en niños hiperactivos.

0
Compartir
chocolate e hiperactividad
En niños con hiperactividad, debemos limitar la ingesta de azúcares, chocolate y café, ya que éstos son estimulantes del sistema nervioso central.

Chocolate en niños hiperactivos.

El chocolate en niños hiperactivos puede empeorar el problema ya que contiene cafeína y teobromina y ambos tienen efectos estimulantes del sistema nervioso central. En la década de los años ochenta se descubrió que el 65% de los refrescos en general contenían cafeína, y no solo los refrescos de cola.  Por cada doce onzas, contenían entre 38 y 46 mg de cafeína, lo que quiere decir, que una lata contiene tanta cafeína como 1 taza promedio de café.

Los efectos de la teobromina duran en el organismo alrededor de 6 horas, en su punto de máxima efectividad. Pudiendo extenderse hasta 10 horas después de tomar una dosis. Luego de este periodo, sus efectos son reducidos al 50 %.

Chocolate y TDAH
El chocolate en sus tres presentaciones posee efectos estimulantes, tanto en niños como en adultos. Es importante recordar que en el caso del chocolate amargo, también conocido como chocolate oscuro o bitter, tiene altas concentraciones de teobromina (responsable de incrementar la hiperactividad en niños). Es por eso mamá que al momento de elaborar la torta de cumpleaños de tu hijo ¡Recuerda! tomar en consideración si algún invitado padece de TDAH.

El chocolate negro es el alimento que más cantidad de teobromina posee. Contiene aproximadamente 450 mg de teobromina en 30 gr, esto es diez veces más que el chocolate de leche común. Por otra parte, una barra común de 50 gr de chocolate con leche, contiene cerca de 10 mg de cafeína.

Por lo que si tu hijo come chocolate y adicionalmente bebe refresco, estaríamos ofreciendo “una bomba atómica” que favorecerá su hiperactividad. Observándose un comportamiento: más activo, irritable y adormilado.

Recomendaciones Nutricionales en niños con TDAH.

Cualquiera que sea el caso, no solo se debe evitar el chocolate en niños hiperactivos, la alimentación del niño debe ser completa, variada y suficiente para lograr el crecimiento adecuado y un rendimiento académico deseado.

Chocolate en niños hiperactivos.
Si tu hijo sufre de hiperactividad, lo ideal es que evites que ingiera gaseosas, bebidas estimulantes, zumos de frutas no naturales, chocolate y golosinas en general, por su elevado contenido de azúcar.

En el caso de niños con TDAH, hay que prestar mucha atención al componente nutricional, pudiendo seguir los parámetros siguientes como base:

  • Establecer horarios regulares de comidas. Incluir 2 – 3 meriendas y no solo realizar las tres comidas principales.
  • Mantenerlos hidratados. Evitando jugos pasteurizados, bebidas de sobre, bebidas estimulantes. Prefiriendo agua, cremas, sopas, infusiones (manzanilla, tilo, toronjil, etc.).
  • Incluir: sardinas, salmón, atún, nueces, calabaza. Beneficiosos para el desarrollo neurológico, pos su contenido de omega 3 y 6.
  • Consumir alimentos ricos en triptófano (aminoácido precursor de la serotonina): huevos, carne, leche, plátano, piña, soja y frutos secos.
  • Debemos recordar, que no podemos obligarle a comer un determinado tipo de comida si los adultos no la comen. Hay que incentivar a los niños y hacerles partícipes de todo el proceso. No solo el momento de sentarse a la mesa en familia, debe incluirlo en la compra y la elaboración de los alimentos.
  • Evitar la ingesta de bebidas carbonatadas, zumos no naturales y bollería industrial, por su elevado contenido de azúcar.

Si tu hijo es hiperactivo, la dieta es simple:

Elimina los refrescos de su dieta, no le des café ni té, ni algún otro tipo de bebida estimulante que contenga cafeína, y reduce el consumo de chocolate en niños hiperactivos.

¿Qué significa que mi hijo sea hiperactivo?

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad o TDAH,  es un trastorno de carácter neurobiológico originado en la infancia. Implica un patrón de déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad. En muchas ocasiones asociado con otros trastornos comórbidos.

Puede existir sospecha clínica en niños <6 años, pero para su diagnóstico se requiere haber superado esta edad. Además, es frecuente que el TDAH se reconozca en los niños cuando comienza la educación primaria, coincidiendo con dificultades en el rendimiento escolar y la presentación de disfunciones sociales.

Pudiendo provocar una hiperactividad temporal, en niños sensibles o empeorar un problema de TDAH ya existente. Los niños hiperactivos no solamente mueven mucho sus cuerpos, sus cerebros tienen dificultad para tranquilizarse, es por ello que siempre se mantienen activos, así estén con la tv o consola, amarrando sus trenzas, tocando un instrumento, etc.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.