Inicio Alimentación Desayuno sin acrilamidas

Desayuno sin acrilamidas

0
alimentos sin acrilamidas
Preferir alimentos levemente dorados y no "quemados" es la solución.

Un desayuno sin acrilamidas puede ser elaborado fácilmente. Con tomar en consideración algunas indicaciones y evitar ciertos alimentos, se puede disminuir el riesgo de exposición.

¿Qué es la acrilamida?

mercado y acrilamida
Alimentos con mayor contenido de acrilamida en el mercado.

Es un componente químico, resultado del procesamiento de alimentos ricos en almidón (carbohidratos). Como es el caso de las patatas fritas, el pan, las galletas y el café. La acrilamida se forma cuando dichos alimentos son sometidos a algún proceso de cocción. La acrilamida es una sustancia utilizada para formar copolímeros. Estos copolímeros se usan para producir papel, tintes y plásticos. También se utilizan para el tratamiento de agua potable y de aguas residuales.

Adicionalmente, podemos encontrarlos en otros tipos de productos, como envases de alimentos, adhesivos o selladores. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), ciertas dosis pueden ser tóxicas para el sistema nervioso.

Desayuno sin acrilamidas

Con el fin de disminuir la formación de acrilamida en determinados alimentos y reducirla hasta donde sea técnicamente razonable, surge el Reglamento 2017/2158, en Europa, aplicado a partir del 11 de abril de 2018. En él se establecen medidas para reducir o mitigar la formación de acrilamida a nivel industrial. Adicionalmente, incluye algunos Códigos de Prácticas (CoP).

Estos CoP están orientados al ámbito doméstico, para ayudar al consumidor a reducir la acrilamida en los productos.

Acrilamida en casa.

Desayuno sin acrilamidas
La prudencia al momento de cocinar, te ayudará a evitar la formación de acrilamida en tus alimentos.

Los tratamientos térmicos aplicados en casa también influyen en el contenido de acrilamida de los alimentos. Según la Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria (ACSA), diversos organismos nacionales de seguridad alimentaria han publicado una serie de recomendaciones que ayudan al consumidor a reducir la cantidad de acrilamida en los productos. Entre los que se tiene:

  1. Controlar el tiempo y las temperaturas al momento de freír, con el fin de evitar el exceso de cocción de los alimentos.
  2. Tostar el pan solo hasta que obtenga un color amarillo dorado, en lugar de color marrón oscuro.
  3. Freír las patatas, croquetas y productos empanados solo hasta que se obtengan un color amarillo dorado, no permitiendo que tome un color marrón oscuro.
  4. No guardar las patatas en la nevera, ya que con ésta acción se incrementan los niveles de azúcares y, por lo tanto, aumenta de manera exponencial las probabilidades de formación de acrilamida tras la cocción.

Adicionalmente, existe una serie de alimentos que debemos tener en la lista de pendientes para un desayuno sin acrilamidas, y es el caso de:

prevenir su consumo
No solo en el desayuno debes tener cuidado con la acrilamida de los alimentos que consumes.
  • Cereales de desayuno.
  • Café.
  • Alimentos infantiles.
  • Alimentos a base de cereales para niños.
  • Productos de panadería: galletas, magdalenas, barritas de cereales…

Lo ideal es evitar en la medida de lo posible, la exposición a estos productos. Tomando las medidas correctivas en el hogar y disminuyendo el consumo de los alimentos con altas probabilidades de formación de acrilamida (la cual no podemos controlar).

¿Cómo se forma la Acrilamida?

La acrilamida estará presente cuando los alimentos se hornean o se fríen hasta adquirir un tono dorado. Como es el caso de las patatas fritas, el pan, las galletas o los cereales para el desayuno. Así mismo, el proceso de tostado del café, está íntimamente relacionado con la producción de esta sustancia.

La fritura aumenta el riesgo de desarrollo de acrilamida en el alimento, algo que no ocurre con la técnica del hervido. Además, cuanto más largo es el periodo de cocción y más alta es la temperatura, mayor será el riesgo de contaminación.

Al freír productos ricos en carbohidratos (CHO) a temperaturas de 120 – 200 ºC, la asparagina (aminoácido que se encuentra en mayor cantidad en los CHO) se descompone, dando lugar a distintos subproductos, entre los que destaca la acrilamida.

Expertos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) concluyen que no se puede establecer una ingesta diaria tolerable (IDT) de acrilamida en alimentos, ya que cualquier nivel de exposición a una sustancia de este tipo, puede perjudicar el ADN y provocar la aparición de cáncer en el individuo.

Es por ello, que el llamado va orientado a disminuir en la medida de lo posible su consumo, tomando en consideración qué alimentos se deben evitar y como reducir la formación de los mismos en el hogar.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.