Inicio Emergencia Emergencia, niño se traga una moneda.

Emergencia, niño se traga una moneda.

Debido a la curiosidad y sus reflejos son frecuentes las consultas por que un niño se traga una moneda. En las emergencias pediátricas, las monedas son el objeto que más frecuente tragado por los niños menores de 3 años.

0

Debido a la curiosidad y sus reflejos, son frecuentes las consultas por que un niño se traga una moneda. En las emergencias pediátricas, las monedas son el objeto más común tragado por los niños menores de 3 años.

Habitualmente se considera en 3 centímetros el límite de tamaño seguro en niños mayores de 3 años. El objeto, piedra, moneda o juguete realiza son complicaciones el transito intestinal y en 24 a 72 horas es expulsado junto con las evacuaciones del niño. Objetos mayores de 3 centímetros tienen un riesgo más elevado de provocar una obstrucción, sobre todo a nivel de la válvula ileocecal (unión de intestino delgado con el grueso).

Cuando el objeto es puntiagudo como una aguja o chincheta existe mucho mayor riesgo. Si lleva poco tiempo de ser tragado por el niño se puede extraer por métodos endoscópicos. n situaciones más complicadas y en zonas intestinales de difícil de abordaje, puede llegar a ser necesaria la cirugía.

Si un niño se traga una moneda es fundamental que los padres guarden la calma, lo más delicado es cuando se queda atascada en la garganta por el riesgo de ahogo y asfixia.

Una vez que está en el estomago pueden tener tranquilidad ya que el riesgo vital ha pasado. El niño que se traga una moneda debe ser trasladado a urgencias a la brevedad para ser evaluado por un pediatra  y decidir la conducta.

Algunas veces, sobre todo en niños pequeños que no hablan, los padres pueden creer que se ha tragado una moneda pero sin llegar a tener la certeza absoluta. Es fundamental la realización de un rayos x para corroborar el diagnostico y determinar la ubicación precisa del al moneda o cuerpo extraño.

Una vez realizada la rayos x se puede proceder a la extracción y más frecuentemente a la observación que tiende a ser incluso domiciliaria. Cuando se tienen dudas del tamaño del objeto puede ser sometido el niño  controles de imágenes para visualizar la evolución de la moneda.

En un periodo de 24 a 72 horas, el niño que se ha tragado una moneda tiende a expulsarla de forma natural junto con las heces. Los padres deben estar atentos a revisar las evacuaciones para asegurar la salida de la moneda y la curación del cuadro.

De no salir la moneda debe ser reevaluado por su pediatra para decidir la conducta.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.