Inicio Nutrición Mañana empiezo la dieta ¿cómo conseguirlo?

Mañana empiezo la dieta ¿cómo conseguirlo?

0
mañana empiezo la dieta
La motivación para el cambio es fundamental para iniciar un nuevo estilo de vida saludable.

Mañana empiezo la dieta ¿cómo conseguirlo? – Para muchas personas la premisa se convierte en un periodo de tiempo infinito, dejando pasar meses y hasta años posponiendo el inicio del cambio de estilo de vidaLa motivación para el cambio es fundamental y se basa en la comprensión de los factores desencadenantes de la situación del estilo de vida, especialmente sobre los temas de alimentación y de la salud, en relación con los propios objetivos del individuo.

El cambio debe estar basado en la decisión voluntaria y autónoma en pro de un objetivo personal. Sin embargo, esto no significa que el especialista no deba informar y argumentar, ya que ese mismo paciente está sometido a factores internos y externos que lo limitan a tomar la decisión para el cambio.

Mañana empiezo la dieta ¿cómo conseguirlo?

Lo primero que se debe hacer es acudir a un especialista en el área para que nos oriente a lo largo del proceso. Un nutricionista con la ayuda de un psicólogo resultan fundamental para plantearnos el cambio de estilo de vida, mejorar la autoestima y motivación.

Consejería o coaching nutricional.

Se puede definir la consejería o coaching nutricional como el proceso por el cual el consejero o educador en nutrición ayuda al paciente mediante la comprensión, motivación y apoyo necesario para vencer los obstáculos que presente, con el fin de cumplir la premisa del infinito ” mañana empiezo la dieta ” y lograr finalmente los objetivos planteados.

Mejorar la autoestima y motivación es fundamental para no caer en el ciclo de “mañana empiezo la dieta” .

Modelo de etapas del cambio para lograr cumplir el “Mañana empiezo la dieta” de una vez por todas.

Las etapas del cambio representan los comportamientos, actitudes, intenciones y motivaciones de una persona, relacionadas con su disposición al cambio de comportamiento para alcanzar unos hábitos alimentarios y estilo de vida saludables.

La pre-contemplación:

La persona no es consciente o no quiere afrontar que tiene un problema de salud. En esta etapa se debe hacer ver al paciente la importancia del cambio, discutir los riesgos y beneficios del cambio, concienciar y motivar.

La contemplación:

La persona es consciente de que tiene un problema de salud y tiene la intención de afrontarlo con el tiempo. No piensa seriamente en el cambio y sigue postergando el compromiso.

Esta es la típica etapa del eterno “ Mañana empiezo la dieta “. Presenta cierto desánimo y lo justifica con las dificultades que observa. En esta etapa se debe seguir realizando las evaluaciones y se aconseja realizar un ejercicio de equilibrio entre los pros y los contras que suponen el cambio. Es conveniente potenciar los pros y disminuir las barreras que perciba el paciente.

La preparación:

En esta etapa, la persona está más decidida a cambiar y tiene la intención de tomar la acción pronto. Puede empezar adoptando pequeños cambios, pero es necesario que se comprometan con ellos, establecer objetivos y desarrollar un plan de acción.

La acción:

En esta etapa, la persona debe poner en práctica el plan de acción acordado: cambio en la compra, preparación y elección de alimentos, instaurar hábitos de ejercicio, etc. Se requiere el compromiso de modificar los hábitos y el estilo de vida, al menos, durante 6 meses.

El mantenimiento:

En esta etapa la persona consolida y automatiza  los cambios. En algunos casos, esta etapa se prolonga durante meses, años o toda la vida.

La terminación:

Esto ocurre cuando el paciente finalmente logra los cambios de estilo de vida y no echa de menos los hábitos anteriores sin que se produzcan recaídas. Muchas personas no llegan a esta etapa, por lo que es básico la motivación y mejorar la autoestima.

Modificación de conducta o cambio de comportamiento.

Los comportamientos pueden estar influenciados por factores externos (olores a comida, publicidad, evento social u oferta alimentaria excesiva, etc.) que interacciona con el control de los estímulos o señales que inducen a comer en exceso y factores internos como sentimientos de soledad, aburrimiento, frustración, etc., que se traducen en hambre.

Técnicas de modificación de conducta para lograr finalmente el ” Mañana empiezo la dieta “

Adherencia al cambio del paciente.

Atención y elogio de los éxitos.

Fomentar el compromiso público de los objetivos.

Sugerir cambios en la dieta de forma gradual.

Establecer metas realistas.

Control de estímulos (social).

Moderación en reuniones: bebidas alcohólicas, picoteos, comidas, etc.

Resistencia ante declaraciones negativas de familiares o amigos.  

Apoyo de personas con los mismos objetivos (buenos hábitos alimentarios)

Registros de autocontrol.

Alimento consumido y cantidad.

Actividad antes de comer.

Lugar donde se come.

Con quién se come.

Cómo se sintió la persona.

Hora de la comida.

Control de estímulos (cognitivo).

Pensamientos y sentimientos positivos de cambio.

Evitar pensamientos negativos.

Evite fijar metas no razonables.

Control de estímulos (medio físico).

Presencia de alimentos apropiados.

Comer en la mesa, sin TV, móvil, etc.

El momento de la comida agradable.

Realizar la compra sin hambre.

 hacer una lista de compra saludable.

Sustituir merienda por ejercicio o meriendas saludables.

Golosinas fuera de la vista.

Levantarse de la mesa inmediatamente después de comer.

Cambio en la forma de comer.

 Comer despacio.

Elegir alimentos adecuados y saludables.

Preparar bocadillos saludables.

Tomar 5 comidas al día.

Realización de ejercicio.

Mantener hábitos activos (paseos).

Incorporar la actividad física a la rutina.

Programa de ejercicio (supervisado).

Aumentar el ejercicio gradualmente.

Registro de ejercicio diario.

las técnicas de modificación de conducta son importantes para iniciar la dieta y cambiar nuestro estilo de vida
Entre las técnicas de modificación de conducta están el cambio en la compra, preparación y elección de alimentos, instaurar hábitos de ejercicio, etc.

Debido a las múltiples influencias biológicas, ambientales, culturales, sociales, factores emocionales y psicológicos que influyen en la elección de los alimentos, surge la necesidad de que los consumidores reciban una educación nutricional adecuada que los motive para cumplir el tan escuchado ” mañana empiezo la dieta ” con el fin de modificar la conducta y lograr un verdadero cambio de estilo de vida

La educación nutricional a la población no es tarea fácil, ya que no basta con recomendar una dieta equilibrada y variada, si no que se debe motivar y capacitar a las personas para que de forma autónoma y voluntaria opten por una alimentación y unos hábitos saludables.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.