Inicio Nutrición Mi bebé no quiere comer puré de verduras

Mi bebé no quiere comer puré de verduras

0
comiendo papillas
La alimentación del bebé es un proceso de aprendizaje continuo. Debes tener paciencia y plantear estrategias que contribuyan el "comer de todo"

En ocasiones, vemos padres de cierta manera “frustrados” porque su bebé no quiere comer purés, solo se limita a algunas yogurt, frutas y lactancia materna.

Debemos recordar que cada niño es único, quizás la vecina te diga que sus hijos comieron sin problema desde pequeños y que son “buen diente”. Tu abuelita seguro te aconsejará que le des la comida en “modo avioncito”. La cuñada tal vez te diga “déjalo quieto y que pase hambre si no quiere comer, terminará comiendo luego de llorar un rato”.

No sabrás que hacer, a quién escuchar… Tendrás muchas dudas y preocupaciones porque el pediatra te dirá que “el niño tiene que comer de todo” y resulta que vomita los purés, los rechaza, se niega a abrir la boca, etc.

Mi bebé no quiere comer puré de verduras

Lo primero que debes canalizar como mamá en esos momentos de rechazo, es la paciencia. Tu bebé está en continuo aprendizaje desde que nació. Habrá situaciones (calor, frió, la ducha, las siestas…) que las acepte con mayor facilidad que otras.

Lo mismo sucede con la alimentación, es un proceso continuo en el cual debes perseverar hasta el final. No te desanimes si te hace berrinches, si no le gusta.

No hagas del momento de la comida una cuestión emocional. Puede que la prepares con mucha ilusión, con mucho amor, pero no tenemos porqué sentirnos heridos si nuestro pequeñito rechaza lo que le preparaste. No es a ti a quien rechaza, es a la comida, que puede parecerle horrible (aunque te digas “pero si sabe bien” “si está rico” “¿Por qué no se la come”?

Todo eso, es normal. No todos son de “buen comer”, pero el ejemplo es primordial. Que te vea comer frutas, verduras, papillas, será de gran utilidad. Ya que ellos aprenden por imitación.

No lo obligues a comer

Mi bebé no quiere comer puré de verduras
No obligues a ingerir alimentos a tu hijo.

Lo primero que no debes hacer es obligar a tu bebé a comer verduras, de hecho, no debes obligarlo a comer ningún alimento. El objetivo principal es que a partir de los seis meses empiece a comer alimentos distintos a la leche materna.

La idea es que poco a poco vaya probando alimentos nuevos, texturas nuevas y sabores nuevos. Es por ello que debemos ir progresivamente de los licuados, a las papillas o purés hasta llegar a la tolerancia a los alimentos sólidos.

Permítele que disfrute de lo que le ofreces, probando y aprendiendo cada sabor, cada textura, cada color.  Si le obligas a comer, convertirás ese momento en un martirio, haciendo que acabe odiando determinado alimento y hasta odiando el momento de comer.

Prueba con un poco de leche

Válete de ese sabor que le es familiar para mezclarlo con los alimentos que introducirás.  Aunque el problema muchas veces no es el sabor, el problema radica en el hecho de tener que degustar una consistencia diferente, cuando viene de solo leche materna, frutas y/o zumos.

Ofrece con mayor frecuencia los alimentos rechazados

La aceptación de los alimentos está íntimamente relacionada con el número de exposiciones al mismo, es decir, cuantas más veces pruebe el bebé un determinado alimento, aumentarán las posibilidades de que le termine gustando.

Se habla de que un alimento tiene que ser probado 10 a 15 veces para ser bien aceptado por el bebé, o para poder definir que ha rechazado finalmente. Por lo que puede repetir la receta en varias ocasiones, puedes jugar con los ingredientes: variándolos, quitando unos y poniendo otros. Pudiendo lograr tal vez que le guste más o lo acepte mejor.

Ofrece siempre pequeños bocados

Aunque, anhelamos que coma de todo, y en ocasiones habrán alimentos que disfrute más que otros, no podemos volvernos locos y darle un plato repleto de verduras e introducir en su boca cucharadas atiborradas.

Es recomendable, ofrecer pequeñas cantidades. Cuando desee más, lo pedirá y se lo daremos encantados. Así, no obligarás a que se lo coma todo.

Intenta darle trocitos o dejar el puré sin ningún tipo de grumos

trucos para que un bebe coma pure de verduras
Mi bebé no quiere comer puré de verduras. En ocasiones, será de gran ayuda, ofrecerle el alimento en pequeños trozos y no en puré

La opción es darle trozos, puede ser viable ya que suelen querer agarrar nuestra comida. Darle zanahoria, patata, plátano, ya que puede que le apetezca que no esté triturado.

Por el contrario, puede que los grumos no le gusten y causen ansias. Lo que termina en rechazo a la presentación del alimento por parte del niño. Siendo otra opción, tamizar muy bien el puré o procesar en licuadora hasta que la verdura tenga una consistencia bastante uniforme – no liquida – tipo papilla.

Sentarlo a comer

No darle probaditas en la cama, en el coche, mientras cocinas… Acostumbrarle a ese espacio, ese momento donde puedas dedicarle a la exclusividad de darle de comer en su silla o en el espacio que hayas destinado.

No le des sal ni azúcar

Ofrecer alimentos lo más natural posible es clave. De lo contrario estarás condicionando a tu bebé a que le gusten los platos muy dulces o que se incline a lo salado. Por lo que cuando no tengas la disponibilidad o disminuyas las cantidades de azúcar o sal añadidas, pudieses establecer cierta resistencia.

Alimentarlo si está cansado o somnoliento no será tu mejor opción

Si el niño está muy cansado, lo más probable es que no le apetezca comer nada. Por lo que para que el bebé llegue con fuerzas a la cena es aconsejable una siesta por la tarde y, al despertar, a medida que pase el tiempo, estará mucho más receptivo a la comida que le ofrecerás.

Evita algunos alimentos

Algunos alimentos que provocan flatulencias, pueden causar molestias en el niño. Lo que termina en rechazos por causa de distensión abdominales, gases, cólicos, etc.

Ejemplo de estos son: coliflor, col, acelgas, espinacas, garbanzos, lentejas, guisantes, etc.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.