Inicio Ansiedad Mi marido me amenaza con separarse

Mi marido me amenaza con separarse

0
porque me amenaza con dejarme
Mi esposo me amenaza continuamente con separarnos.

Las relaciones de pareja son complejas, atraviesan por diferentes etapas y deben enfrentarse a dificultades diversas. Es por esta razón, que se espera que ocurran situaciones de conflicto en el curso de una relación; lo que marcará la diferencia será la manera de afrontar estos conflictos.

A veces los niveles de conflictividad son tan elevados que la posibilidad de la separación es puesta sobre la mesa por uno de los dos. Entonces, ¿qué hacer si mi pareja me amenaza con separarse?.

La separación debería ser una decisión que se toma en conjunto, sin embargo, basta con que uno de los miembros de la pareja desee separarse para que se genere la ruptura.

En ocasiones, la amenaza de la separación es usada como estrategia de confrontamiento ante dificultades dentro de la relación. También puede ser utilizado como un mecanismo de control, empleando la amenaza como una manera de obtener lo que se quiere o se desea del otro.

En cualquier caso, estas amenazas suelen generar impacto negativo, por lo que no deben desestimarse ni tomarse a la ligera.

Anunciar constantemente la posibilidad de la separación, genera desgaste y tensión, además de crear un clima de inestabilidad. Efectivamente se pone en entredicho la continuidad de la relación y en muchos casos el compromiso.

Las amenazas frecuentes pueden afectar la autoestima, e incluso constituirse como una forma de maltrato. Son una señal de alarma de que existen aspectos que están incomodando profundamente a la pareja.

Si algo no está marchando bien, es conveniente abordarlo si se desea mantener el vínculo y evitar daños que pueden ser irreparables.

Mi marido me amenaza con separarse
Las amenazas continuas pueden afectar la autoestima y ser una forma de maltrato.

¿Qué hacer cuando mi pareja  me amenaza con separarse?

Determinar el contexto. El primer paso es identificar en qué situaciones se presenta esta amenaza, para determinar si ocurre en los momentos de conflicto o es un planteamiento que surge como producto de una reflexión.

Identificar las causas. Es necesario preguntarse, cuáles son las verdaderas causas o problemas detrás de la amenaza de separarse. En ocasiones podemos cometer errores cuando hacemos suposiciones.

Romper con la dinámica. Otro elemento a tomar en consideración tiene que ver con la reacción que obtiene la pareja cuando amenaza con separarse. En ocasiones, poner esta posibilidad sobre la mesa genera una respuesta de miedo, o bien una respuesta de acercamiento que puede resultar reforzante. Si la amenaza de separarse ocurre con frecuencia, es posible que sea una conducta que se haya visto reforzada en el tiempo y es importante romper con esa dinámica. Evita entonces responder a estas amenazas, elige mejor centrarse en la solución del problema.

Favorecer la comunicación. Es importante crear espacios para la comunicación tanto de ideas como de sentimientos. Es conveniente tratar éste y otros temas en un momento en el que no esté ocurriendo un conflicto. Acordar un espacio y apartar un momento para poder conversar en calma y sin ofuscación.

Evaluar en conjunto las opciones

amenaza de abandono de pareja
Evaluar en pareja las opciones para la resolución de conflictos siempre ayuda.

Si la pareja no logra solventar sus diferencias existe siempre la posibilidad de acudir a un terapeuta; es un tercero objetivo, que puede servir de mediador dentro de la situación de conflicto en la relación.

El contexto de la terapia suele ser un espacio seguro. Es un lugar para poder plantear las propias necesidades y escuchar las necesidades de la pareja.

Si la relación ha llegado a un grado de deterioro, en el que se generan situaciones de irrespeto constante, se ha perdido la admiración mutua o el afecto, es posible que la separación sea una opción a considerar. El importante rescatar el amor propio, no se puede estar con alguien que ya no desea estar con nosotros.

En última instancia si un miembro de la pareja ha tomado la firme decisión de separarse, es necesario aceptarlo y comenzar a lidiar con la pérdida.

Las amenazas no aportan nada a las relaciones y no deben naturalizarse como una forma de comunicación. Si ocurren con frecuencia, es momento de revisar y hacer cambios, para favorecer una comunicación asertiva y evitar que el vínculo se deteriore o se transforme en una relación de poder.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.