Inicio Logopedia No me comunico con mi pequeño hijo

No me comunico con mi pequeño hijo

0
No me comunico con mi pequeño hijo
El lenguaje al revés? será que hablo otro idioma?

No me comunico con mi pequeño hijo

No me comunico con mi pequeño hijo, es una expresión común en la conversación entre padres: “parece que debo hablarle al revés, debo decirle sube para que baje” o “¿será que yo hablo otro idioma?” nos pasa a todos y en todas las latitudes del planeta.

Si bien hay un tema generacional que nos hace ver el mundo de forma distinta también es cierto que en ocasiones no escogemos el momento o las palabras que verdaderamente expresan nuestra intención o deseo.

El “No me comunico con mi pequeño hijo”, tiene que ver desde edades muy tempranas con la necesidad de cada quién: el niño quiere jugar y la madre debe cocinar o, el padre quiere descansar y el joven quiere hablar.

Desde peques

Es importante desde muy pequeños enseñarles la importancia de expresar su opinión y deseo haciéndoles notar que la comunicación es ese intercambio mas que no lleva implícitamente la acción o respuesta inmediata.

Para los muy pequeños comunicar es sinónimo de demanda o petición pero también es necesidad de conocer y saber; la paciencia todo lo alcanza, por ello sé concreto con tus respuestas y explicarle el por qué y para qué de algo adaptado a su edad resulta fundamental.

mi hijo no me llama por telefono
Ser buenos oyentes y buenos hablantes abren el espacio necesario para que la comunicación fluya

¿Cómo me comunico con mi peque?

Habrá distintas situaciones en las cuales tu mensaje no se expresará de la misma forma o con la misma intención:

  • Paternalista: existen situaciones en las que necesitas serlo porque tu hijo se siente afligido pero mantenerla en el tiempo crea la tendencia a que el niño dependa de la figura paterna para cualquier toma de decisión (sobreprotección).
  • Interpretativo: puede provocar confusión al niño ya que la visión de un niño y un adulto son muy diferentes, el peque se puede sentir malinterpretado, irritable e incomprendido; por ello es mejor preguntar y no deducir.
  • Autoritario: existen ocasiones en que es un deber ya que la autoridad bien manejada -véase sin agresión o injusticia- es necesaria para ayudarlos a entender qué cosas se deben hacer y qué otras no con su por qué. La autoridad no es imponer reglas es enseñar a diferenciar lo bueno de lo malo, a saber comportarse.
  • Empático: acá escuchamos con atención y reformulamos lo dicho por el niño para que visualice que hemos entendido su mensaje, con comprensión se favorece que la relación sea abierta y fluya la comunicación.

La buena comunicación se establece con el uso de lenguaje adecuado para que el niño entienda lo que estamos expresando y esta necesita de no sólo buenos hablantes sino de buenos oyentes; tomarnos tiempo para escucharlos, preguntarles cómo se sienten con respecto a una situación planteada y no intentar imponer nuestro criterio, crean el ambiente necesario para que tu hijo busque tu consejo y opinión.

Recuerden con un humor y amor se obtienen grandes cosas!!!

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.