Inicio Nutrición Odio la lactancia materna

Odio la lactancia materna

0
harta de la lactancia materna
La LM es un herramienta beneficiosa tanto para ti como para tu bebé. Ya que contribuye a bajar esos kilitos de mas y brinda un escudo protector a tu bebé.

¿Odio la lactancia materna?Existen casos en los que las madres terminan odiando la lactancia materna; alegando cosas como que el bebé “muerde” el pezón, mi bebé no se “llena”, “no produzco casi leche”, “duele”, etc.

Cuando la realidad de todo esto es que tu bebé puede tener un mal agarre al momento de mamar, puedes no estar consumiendo suficiente líquido o tal vez estas cargando a tu bebé en una posición incorrecta que no le permite alimentarse como es debido; limitando la lactancia materna e incomodando tanto al bebé como a la madre.

Por ello, no tengas temor, relájate un poco, nadie dijo que sería fácil, pero no es algo imposible. Debes tener paciencia y recordar que la leche materna contiene todas las vitaminas y nutrientes que el niño necesita para su correcto desarrollo, aporta energía, además de crear un vínculo madre – hijo invaluable, un binomio que no tiene precio.

Odio la lactancia materna

No existe mejor alimento para un bebé que la leche materna. No siempre la lactancia materna se da de una manera natural y sin problemas, más si eres una mamá primeriza, pero aunque surjan algunos problemas, la clave está en poseer la información necesaria para conocer las causas y cómo actuar delante de cada situación.

Dentro de los problemas más frecuentes con los que se enfrentan las madres al momento de iniciar la lactancia materna, tenemos:

Mal agarre del pezón

Odio la lactancia materna
Para un agarre correcto, el bebé debe la nariz tocando el pecho, mentón tocando el pecho, labio evertido y agarre de toda la areola.

Esta es la causa principal de casi todos los inconvenientes que surgen al momento de establecer la lactancia materna. Si el bebé no succiona correctamente el pecho, este termina causando grietas en los pezones, mastitis, escasez de flujo de leche materna, etc.

Si el bebé toma solamente con sus labios el pezón, esto  puede ocasionar dolor y no permite que se alimente adecuadamente.

Para solucionarlo, puedes hacer pinza con tus dedos índice y pulgar (en forma de C) para introducir la mama con delicadeza en la boca del bebé. Asegúrate de que agarre correctamente tanto el pezón como parte de la areola.

Debes evitar darle biberón y chupetes, pues tienden a confundirle, haciendo que el bebé abandone la lactancia.

Además, presta mucha atención a la colocación del bebé al momento de alimentarlo, puede que esté incómodo. Apoya con sumo cuidado su cabeza en la cara interna de tu codo y forma un nido alrededor de él con tu brazo. Puedes utilizar una almohada de lactancia para ayudarte a descubrir la postura más adecuada para ambos.

Mala postura al momento de alimenta al bebé

Un número importante de madres lactantes, presenta éste problema. La mala compostura al momento de alimentar a tu bebé puede terminar en serios dolores de espalda, cervicalgias o lumbalgias, debido a una postura incómoda o forzada durante la lactancia.

Una postura adecuada al momento de amamantar a tu bebé se consigue: sentándote con la espalda recta, sin encorvar el cuello. Puedes utilizar una almohada de lactancia, así sostienes parte del peso del bebé en ella y aseguras una postura correcta para ambos.

Utilizar una almohada de lactancia favorece la postura correcta; además, le permite al bebé succionar con mayor comodidad, proporcionándole un soporte adecuado y contribuyendo a mantener una posición lo más natural durante la lactancia.

Mucha o poca producción de leche materna

Odio la lactancia materna
Valerte del apoyo de un sacaleches entre toma y toma, ayuda a estimular la producción de leche, si te hace sentir más tranquila.

Algunas madres producen excesiva cantidad de leche durante los primeros meses, debido a las hormonas. Por ello, se necesita dejar pasar un tiempo prudencial para que los ritmos de las tomas y las necesidades de tu bebé, vayan regulando la producción.

En estos casos, se recomiendan ofrecer al bebé solo un pecho por toma. Con el fin de que la producción de no se vea estimulada en ambas mamas al momento de cada toma.

Cuando por el contrario, no produces “suficiente” leche y surge la duda de como brindar a tu bebé la cantidad de nutrientes necesarios.

Entra en polémica si dar o no lactancia materna exclusiva o complementar con alguna fórmula infantil. Cuando la realidad es que la deficiencia de leche materna ocurre en muy pocas ocasiones.

La mayoría de las madres creen que tienen muy poca leche para el bebé, aunque producen exactamente lo que el niño necesita. Podrías también utilizar un sacaleches entre toma y toma para estimular la producción de leche, si te hace sentir más tranquila.

Si das pecho a demanda, el niño mojará el pañal con la frecuencia debida para su edad y su peso incrementará de manera regular y adecuada.

El hecho de darle el pecho cada vez que lo pida, estimulará la producción de leche de manera natural. Ten paciencia, tómate tu tiempo y respeta su ritmo.

La lactancia, tanto para el bebe como para la madre, debe ser una experiencia tranquila y relajada.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.