Inicio Alergias ¿Qué tipo de pescado no debe comer una embarazada?

¿Qué tipo de pescado no debe comer una embarazada?

0

Se habla de qué tipo de pescado no debe comer una embarazada, pero realmente sabemos el ¿por qué? O ¿cuáles son los pros y contras de su consumo? Si ¿existen algunas opciones recomendadas?

Lo primero que debemos tomar en cuenta es que durante el periodo de gestación, uno de los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo del feto es el omega 3. Ya que favorece el desarrollo cerebral, contribuyendo en la función cognitiva y neurológica del bebé. Además de ser partícipe en el desarrollo de la visión del feto. El omega 3, tiene una importancia especial durante el embarazo, específicamente el ácido docosahexanoico (DHA), ya que este ácido graso, junto con el ácido araquidónico (omega 6), forma una parte importante del tejido cerebral del feto.

El DHA durante el periodo gestacional, atraviesa la barrera placentaria para llegar al feto y la barrera hematoencefálica, con el fin de depositarse en el tejido cerebral y ocular, favoreciendo así su desarrollo.Tanto el omega 3 como el omega 6, son ácidos grasos que forman parte de las membranas de las células, por tal motivo, se encuentran en los tejidos del organismo.

Adicionalmente,  algunos intervienen en el control de la coagulación sanguínea, la respuesta inmunitaria, los  procesos inflamatorios, etc.

¿Qué tipo de pescado no debe comer una embarazada?

Debemos estar conscientes que el hecho de comer pescado durante el embarazo puede representar tanto un riesgo como un beneficio, dependiendo del tipo de pescado que se consuma. Niveles altos de mercurio durante el periodo de gestación y luego del nacimiento del bebé, aumentan las probabilidades de desarrollar conductas vinculadas al TDAH, incrementando así el riesgo de que el niño desarrolle trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

En un estudio, publicado por los Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, se encontró que algunos tipos de pescado protegen contra el TDAH, mientras otros lo incrementan. Es por ello, que lo ideal es consumir pescados con niveles bajos de mercurio, como es el caso de los pescados azules y blancos.

Los pescados azules

dieta en el embarazo
Por su contenido de omega 3, los pescados azules favorecen el desarrollo cerebral, contribuyendo en la función cognitiva y neurológica del bebé.

Estos contienen más de un 5 % de grasa, bajo en grasas saturadas y fuente importante de ácidos grasos omega 3. También aporta calcio, zinc, hierro, vitaminas A, B1, D y E. Ejemplos de estos son: salmón, sardinas, arenques, salmonete, anguila, jurel o chicharro común, verdel, caballa, boquerón o bocarte, palometa, trucha marina y cazón.

Hay que tomar en cuenta que las variedades ahumadas, en salazón o marinadas conllevan el riesgo de estar contaminadas por el parásito anisakis, por lo cual es mejor optar por variedades cocidas o preparadas en casa de manera más natural.

Los pescados blancos

La carne de este es menos grasa, no supera el 2 %,  y es mucho más fácil de digerir. Todos los pescados blancos tienen un valor nutritivo elevado, ricos en vitaminas del complejo B, así como en yodo, elementos importantes durante el embarazo. Ejemplos de estos son: merluza, pescadilla, rape, cabracho, lenguado, gallo y bacalao fresco.

Pescados semigrasos como dorada, lubina y besugo también se recomiendan durante el embarazo.

¿Comer sushi durante el embarazo?

¿Qué tipo de pescado no debe comer una embarazada?
No se recomienda el consumo de pescado crudo – sushi – durante el embarazo.

Durante el embarazo no se recomienda comer sushi o sashimi  o pescado crudo. Con el fin de evitar el riesgo a intoxicaciones o infecciones por parásitos en el pescado crudo, como es el caso del anisakis, un parásito que se puede alojar en diversos pescados.

Hay que tomar en cuenta que el anisakis, puede estar presente tanto en pescados azules como en pescados blancos: bacalao, sardina, boquerón, arenque, salmón, abadejo, merluza, pescadilla, caballa, bonito o jurel. El peligro no radica sólo en el pescado crudo, sino también en el ahumado, salado, en vinagre o marinado, como se mencionó anteriormente. Esto motivado a que no han pasado por procesos de cocción.

También aplica para calamares, pulpos, ostras o almejas crudas. Tanto los pescados como los mariscos, que pasan por pocos procesos de cocción, son perjudicial. Por ende es sumamente importante consumir el pescado bien cocido, tras un proceso de congelación adecuado que elimine los posibles parásitos.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.