Inicio Urología Vejiga en Abeto o Neurógena

Vejiga en Abeto o Neurógena

0
Compartir
vejiga neurógena
Vejiga neurogénica o en Abeto.

La vejiga en Abeto es el nombre que recibe la vejiga neurogénica debido a la imagen radiológica característica trabeculada de base ancha. Es un órgano muscular que se encuentra ubicado en el abdomen. Su función es almacenamiento de la orina proveniente de los riñones hasta el momento de la micción.

El aumento de volumen urinario produce un incremento de la presión con distensión de sus paredes hasta activar receptores neurológicos que activan el reflejo y la sensación de orinar. Una enfermedad que produzca daño en las terminaciones nerviosas de la vejiga con incapacidad para contraer la musculatura y vaciar la la misma.

Urografía vejiga en Abeto
Urografía donde se observa vejiga neurogénica o en Abeto

El aumento progresivo de la cantidad de orina desencadenará una dilatación máxima de la estructura muscular (globo vesical), y la micción será solo por rebosamiento cuando la presión logra vencer la resistencia del esfinter.

Este fenómeno es producido por daño en la inervación (nervios periféricos) de la vejiga por lo que se conoce como vejiga neurogénica (originada por los nervios) o vejiga en Abeto.

Este trastorno se acompaña de infección urinaria de repetición, la orina retenida favorece el crecimiento bacteriano, e incontinencia urinaria (el paciente no tiene deseo de orinar y no puede relajar la vejiga a voluntad produciendo salida de orina sin previo aviso).

Se suele acompañar con dilatación ureteral bilateral e hidronefrosis por el retorno de orina en el sistema. A largo plazo es una causa de insuficiencia renal obstructiva. La vejiga adquiere una forma característica alargada coma trabeculada con una base ancha conocida como vejiga en Abeto.

Vejiga en Abeto
La forma trabeculada de la vejiga neurogénica le da el nombre de “Abeto”
Las principales causas de vejiga neurogénica son:
  • Diabetes mellitus.
  • Farmacológica.
  • Neuropatias periféricas (Virales, inmonulógicas).
  • Sífilis en estadios avanzados.
  • Las infecciones agudas.
  • Postquirurgicas.
  • Intoxicación por metales pesados.
  • Hernia discal con compresión medular.
  • Traumatismo con daño medular.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Hiperplasia prostática
  • Neopásica.
  • Congénitas
  • Idiopáticas.

Agradecimientos a la Dra. María del Carmen Molina Almirón 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.